cortés-arquitecte

 

La inclusión de obra artística, sobre todo en hoteles, es una práctica habitual que se trata de forma aislada, al final de la obra, como un elemento decorativo, sin personalización.

Siempre he propuesto esa integración dependiendo del hotel, de su categoría, de las posibilidades de los espacios, pero siempre apostando por artistas noveles o, como en este caso, por estudiantes de fotografía.

En INK 606 la propuesta se basó en la realización, dentro de las habitaciones, de un tríptico que yuxtapone tres estadios de la imagen:

-Un espejo: la imagen virtual

-El monitor de televisión: la imagen en movimiento

-Una fotografía: la imagen estática

Esta imagen fotográfica fue el motivo del concurso. Cada piso tiene un fotógrafo distinto,  seleccionado entre los 80 participantes que concursaron.

Una parte de la fotografía con el número de la habitación superpuesto, se reproduce en el pasillo al lado de la puerta.

Así mismo, en la planta baja se da cuenta de todas las fotografías que hay en el hotel y en cada planta se deja constancia de cada fotógrafo y las fotografías que hay expuestas en esa planta.

Para el fallo se contó como jurado con:

Rafael Vargas, Fotógrafo
Pedro Pegenaute, Fotógrafo
Esther Cuscó, Publicista
Albert Camí, Acta Hotels
Ramon Cortés, Arquitecto.

Ambientación hotel Acta Ink